Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial

CETIM obtiene agua de reúso de alta calidad en sus proyectos de I+D

Hoy celebramos el Día Mundial del Control de la Calidad del Agua revisando las novedades normativas en cuanto a la reutilización de aguas en España y Europa, y cómo estas afectan a nuestros proyectos e investigaciones de I+D en el tratamiento de aguas residuales.

Durante los últimos años, la sequía y escasez de agua está empezando a ser un motivo de preocupación para la sociedad mundial. Por esta razón, la Unión Europea ha tomado medidas legales que responden a las presiones de los recursos hídricos. Un ejemplo de ello es el reciente Reglamento (UE) 2020/741, que entró en vigor en junio de 2020 y comenzó a ser aplicable en junio de este año. Esta normativa establece los requisitos mínimos de calidad y control del agua para la reutilización de aguas depuradas para riego agrícola.

Los requisitos mínimos contemplan la frecuencia mínima de control rutinario, las características de control de validación y se establecen en función de la clase de calidad del agua. De esta forma y siguiendo la legislación europea, podemos categorizar la calidad del agua de reúso de la siguiente forma:

  • Clase A: Es la etiqueta con más restricciones, ya que implica que el agua obtenida es la más pura. Se puede reutilizar en cultivos de alimentos que se consumen crudos y en aquellos en los que la parte comestible está en contacto con las aguas regeneradas.

 

  • Clase B: El agua se puede reutilizar en cultivos de alimentos que se consumen crudos cuando la parte comestible se produce por encima del nivel del suelo y no está en contacto directo con las aguas regeneradas, así como en cultivos de alimentos transformados y cultivos no alimenticios (incluidos los cultivos utilizados para alimentar a animales productores de leche y carne). Bajo esta etiqueta, se contemplan todos los métodos de riego.

 

  • Clase C: Tiene la misma aplicación que la etiqueta anterior, a excepción de que el sistema de riego sería ahora por goteo.

 

  • Clase D: Corresponde a la etiqueta menos restrictiva, ya que se permite la reutilización de agua en cultivos destinados a la industria y a la producción de energía y semillas.

 

En España, también disponemos del Real Decreto 1620/2007 que regula la reutilización en riego agrícola, usos urbanos, usos industriales, usos recreativos y ambientales. Si comparamos ambas normativas, veremos que la ley española contempla más ámbitos de reutilización y es menos restrictiva en comparación con la regulación europea. Esta última, requiere también un control de validación, realizando una evaluación más exhaustiva de contaminantes microbiológicos.

¿Cómo afectan las leyes a nuestros proyectos de I+D de tratamiento de aguas?

En el proyecto que lideramos, LIFE GREEN SEWER, estamos investigando el desarrollo y validación de un nuevo sistema de tratamiento secundario de aguas residuales, permitiendo, al mismo tiempo, la recuperación de energía y recursos y reduciendo la presencia de contaminantes, costes y consumo energético. El proyecto cuenta con un consorcio formado por CETIM, Emafesa, Magtel, Socamex y la Universidad de Barcelona.

Tras la instalación de una planta piloto en la estación depuradora de aguas residuales de EMAFESA, en Ferrol, conseguimos eliminar en un 92% los contaminantes emergentes presentes en las aguas residuales, con una tasa de eliminación del 90%. Como resultado, obtuvimos agua tratada de alta calidad para riego agrícola de clase B, según el Reglamento (UE) 2020/741.

Otro caso de éxito es nuestro proyecto LIFE DRAIN RAIN, en el que desarrollamos un nuevo sistema de tratamiento de aguas especialmente contaminadas (explanadas portuarias, industria naval, parques de maquinaria, etc.), que eliminó la contaminación que el agua de lluvia arrastra, causando un importante perjuicio al medioambiente. Además, el sistema permitió almacenar esta agua de lluvia y tratarla para su posterior reutilización.

Esta agua obtenida en el proyecto, alcanzó la calidad requerida en la legislación para usos urbanos (riego de zonas verdes, baldeo de calles, sistemas contra incendios o lavado industrial de vehículos) según las leyes españolas, pero también se pudo emplear como agua de reúso en cultivo de alimentos para consumo en crudo, cultivos no alimenticios o cultivos para la industria y la producción de energía, aplicando así la normativa europea.

Implementación de LIFE DRAIN RAIN en Calasparra, Murcia.

La importancia de legislar

La aprobación del Reglamento (UE) 2020/741 ha permitido fijar un marco jurídico para los estados miembros que fomenta la reutilización agrícola de agua, permite garantizar la protección del medio ambiente, la salud humana y la sanidad animal. Además, contribuye al uso sostenible y responsable de los recursos hídricos, promoviendo la economía circular del agua y mitigando los efectos del cambio climático.